Categoría: Asiáticas

Logra espatarrar a la animadora japonesa


Tras llegar de los ensayos, esta animadora japonesa tuvo que ir a casa del vecino, ya que su madre necesitaba sal para hacer el almuerzo. El tipo le dio ese ingrediente encantado de la vida, pero de paso quiso ofrecerle algo más. Ella no sabia que era, pero cuando vio ese vibrador que tenía guardado, se enteró. La chica aun era virgen, pero sentía mucha curiosidad por probarlo y al final, no solo lo hizo sino que incluso se bajó las bragas para dejarse follar por primera vez.

Asiáticas

Corrida caliente tras probar el sexo


Al principio estaba algo nerviosa, ya que era mi primera vez y pensaba que no disfrutaría de ese rabo. Pero al final, me gustó mucho la experiencia y la disfruté como una zorrita. Se ve que a mi chico también le gustó, de hecho no pudo controlarse y al final, me metió una corrida interna que dejó mi chochito asiático chorreando lefa.

Asiáticas

Fueron mis primeros orgasmos con un chico


Los exámenes estaban a la vuelta de la esquina y decidí quedar con un compañero de clase para estudiar. Pero se ve que la pinta de colegiala que llevaba encima fue demasiado para él, ya que se pasó la tarde flirteando conmigo y metiéndome mano. Decidí seguirle la corriente, ya que aun era virgen y sentía curiosidad por desvirgarme. Lo que no esperé es que, al hacerlo, los orgasmos me vendrían tan de seguidos y tan intensos que casi me dejan sin respiración.

Asiáticas

Pruebo a una filipina estando de viaje


Tenía unos días libres y decidí aprovecharlos para irme de viaje a un país exótico. Una vez metido en el ambiente y en un bar del lugar, conocí a una guapa filipina que no paró de flirtear conmigo. Pensé que querría sacarme dinero, pero la verdad es que no tenía malas intenciones. La invité a subir a mi hotel y una vez allí, me dejó probar su coño oriental que, al parecer, jamás había probado polla en su vida.

Asiáticas

Puso a cuatro patas a esta virgen japonesa


Llevaba mucho tiempo tanteando a su joven novia asiática para follar, pero debido a que era virgen, la chica le había estado dando largas. Pero al fin estaba lista y preparada para su estreno, el cual quiso que fuese a cuatro patas, ya que así pudo sentir mucho más a fondo el rabo de su chico penetrándola una y otra vez.

Asiáticas

La tailandesa acaba cubierta de lefa caliente


Ni yo había estado antes con una tailandesa ni ella con un hombre. En cierto modo, ambos éramos vírgenes y decidimos aprovechar ese momento para disfrutarlo juntos y en pelotas. Ella demostró que en la cama es toda una fiera y, cuando estábamos acabando, no dudó en arrodillarse y dejarme correrme en su precioso rostro oriental.

Asiáticas

Hice gemir a mi vecina asiática


He notado como mi joven vecina asiática mi mira siempre que me ve, sobre todo a la zona del paquete. Se nota que la chica tiene interés por mi rabo negro, algo que demostró en su visita. Aunque no solo por el tamaño, sino porque como hasta ahora no había probado el sexo, decidió que nada mejor que un mulato para estrenar su coño oriental como dios manda.

Asiáticas

Entregué mi coño peludo al profesor

El profesor desvirga su coño peludo

Sabía del interés de mi profesor por follarme, pero como aun era virgen, no quise dejarle probar mi coño peludo… al menos no de momento. Hasta que un día sentí curiosidad y aparecí por clase con lencería de lo más sexy y se lo puse en bandeja, para que me lo estrenase en una follada de lo más morbosa.

Asiáticas

Estrené el culo oriental de la colegiala

Abro su culo oriental

Gracias a las clases particulares, me saco un buen dinero para mis gastos y hoy, me tocaba enseñarle a una joven colegiala japonesa muy guapa. Pero la chica parece que no estaba por la labor de coger los libros y si mi polla, la cual quiso que le metiese por su culo oriental, ya que siente curiosidad por probar el sexo anal y yo, no pude negarme a sus deseos.

Asiáticas

La colegiala japonesa me pidió desvirgarse

Colegiala japonesa quiso estrenarse

Cuando oí la puerta de mi casa, me encontré con esta joven colegiala japonesa que vive justo en frente, vestida como una golfilla y con unas coletas muy sexys. No sabía sus intenciones, pero pronto me enteré, ya que se bajó las bragas y me mostró su coño peludo, el cual quería estrenar en el sexo con mi rabo.

Asiáticas