Dejé a la mulata virgen sin palabras

Polvazo para la mulata virgen

Hace poco que la he conocido y la verdad es que de momento nos llevamos muy bien, aunque aun no quiere irse conmigo a la cama. Y es que, ella es una mulata virgen que tiene algo de miedo a probar un rabo tan grande como el mío, pero tengo claro que tarde o temprano, tendrá que abrirse de piernas. Cuando al fin ocurre, me doy un festín con su coño, el cual penetro con ganas mientras ella finalmente, disfruta de intensos orgasmos.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *