Dejé que la mexicana me cabalgase a gusto


No solo es una chica muy exótica y caliente, sino que encima tiene mucha energía debido a su juventud. Por eso, cuando la mexicana me pidió sexo y desvirgarse al fin con mi rabo, le di vía libre para que hiciese lo que le diese la gana y al final, se montó sobre mi rabo y casi me destroza con sus movimientos de cadera, más propios de una profesional del sexo.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *