Categoría: Desvirgadas Anal

Entrena su culo antes de desvirgarlo


Al fin se atrevió a practicar sexo anal pero, antes de dejar que su chico le metiese el rabo por detrás, esta chica debía poner en forma a su culo. Lo preparó con un enorme consolador, con el que dilató su ojete a tope, para después ponerse en posición y recibir una enculada muy bestia que disfrutó sin problemas.

Desvirgadas Anal

Estreno su culo virgen con mucho cariño


Tengo a una novia muy joven, pero la chica es de lo más atrevida en la cama. Le encanta hacer de todo y en el último polvete que echamos, me pidió que estrenase su culo virgen. Eso sí, como era su primera vez con el sexo anal, fue despacito y con cuidado de no hacerle daño, para que su primera experiencia por detrás fuera placentera y la recordara con mucho morbo.

Desvirgadas Anal

Colegiala rusa prueba el sexo anal


Llamó a su compañero de clase, para repasar y estudiar el próximo examen. Pero esta colegiala rusa no pudo concentrarse, ya que solo pensaba en follárselo. Eso sí, no quería un polvete convencional, ya que llevaba tiempo pensando en probar el sexo anal. Y cuando se lo comentó a su amigo, éste no pudo negarse ya que el morbo de metérsela por el culo era demasiado grande como para resistirse.

Desvirgadas Anal

Dejó mi ojete abierto como un túnel


Practicando mucho en casa, dejé mi ojete listo y preparado para mi primera experiencia anal. Así que fui a ver a mi chico y nada más verle, le dije que tenía mi permiso para metérmela por el culo. Él estaba como loco por hacerlo y yo le di vía libre, terminando con mi trasero abierto a más no poder, pero contenta porque la follada me gustó mucho.

Desvirgadas Anal

Ensancha mi culo virgen con su pollón


He de reconocer que estaba muy nerviosa con mi estreno anal, ya que mi chico tiene entre las piernas un rabo bien gordo. Pero quiero tenerlo contento y hoy, mi culo virgen dejará de serlo. Y aunque la verdad es que me dolió un poco cuando me la metió por detrás, fue una experiencia que acabó por encantarme y que seguramente, volveré a probar pronto.

Desvirgadas Anal

Estrené mi culo estando de vacaciones


Jamás podrá olvidar mis últimas vacaciones, las cuales me pasé junto a mi chico en un hotel de lujo. Aunque no es por lo relajada que volví a casa, sino por los polvetes que ambos tuvimos esos días, en los cuales incluso un día dejé que estrenase mi culo. Me tumbé en la cama y le dejé abrir mi ojete virgen, acabando por disfrutar de sexo anal por primera vez.

Desvirgadas Anal

Flaca rusa me entrega su tierno culo


En un parque y montando en un columpio, me encontré con una flaca rusa muy mona y que aparentaba tener mucha menos edad. Acaba de cumplir los 18 años y ha llegado hace poco a nuestro país, por lo que me ofrecí para enseñarle el idioma y nuestras costumbres. Pero hay algo más que quise enseñarle, a follar por el culo y eso hice, estrenándoselo en mi casa y abriéndolo con mi rabo.

Desvirgadas Anal

La rusa y su culazo fueron para mi


Las mujeres de Europa del Este me ponen cachondísimo y, cuando conocí a esta guapa rusa, no dudé en ir tras ella. Tras unas citas acabó en mi piso y una vez allí, pude contemplar toda su figura, en especial su culazo. Ella me decía algo y no lograba entenderla pero, viendo lo que vino después, parece que me estaba pidiendo que se la metiese por detrás y le desvirgase el ojete con mi rabo.

Desvirgadas Anal

Al fin mi culito acaba abierto


Tras oír hablar a mis amigas de sus primeras experiencias con el sexo anal, me decidí a estrenar mi culito. Primero lo hice a solas, con juguetes con los que fui preparando mi trasero. Pero nada como el rabo de mi chico para hacerlo y cuando lo sentí por primera vez, me gustó mucho y disfruté de lo lindo con cada embestida que me iba metiendo.

Desvirgadas Anal

La rusa me dejó abrir su trasero


Como hace buen tiempo en nuestro país, esta joven rusa decidió hacer un viaje y disfrutar de nuestras costas y del buen tiempo. La conocí yendo de paseo junto a una avenida de la playa de mi ciudad y cuando la conocí, me quedé flipando con lo guapa que es. Aunque lo que más me sorprendió fue descubrir que, tras esa cara inocente, había una zorra de cuidado. Y es que no dudó en subir a mi piso para tomar algo, a sabiendas de que acabaríamos follando, donde incluso me dejó estrenar su culito.

Desvirgadas Anal