Categoría: Desvirgadas Anal

Mi culo estrecho acabó bien abierto

Abro mi culo estrecho

Este día fue muy especial para mí, ya que fue una jornada de estrenos. Para empezar, era la primera vez que follaba con un negro y para terminar, mi culo estrecho acabó desvirgado. Lo hizo gracias al enorme pollón del mulato, que abrió mi ojete a tope y lo dejó más que listo para futuras enculadas.

Desvirgadas Anal

Taladró mi ano y lo estrenó a gusto

Mi ano virgen acaba follado

Tengo claro que quiero probar de todo en la vida, incluyendo el sexo. Y por eso, tras muchos polvetes con mi chico, llegó el día de estrenar mi ano por primera vez. Me subí sobre él y cabalgué su polla dura por detrás, abriendo mi culito y gozando de una enculada que sin duda, fue para recordarla siempre.

Desvirgadas Anal

Logro su firma gracias al sexo anal

El sexo anal logra convencerle

Estaba recogiendo firmas para lograr que no demoliesen un edificio histórico y, en una de las casas, me topé con un chico que me abrió la puerta en pelotas. Me quedé asombrada al verle así, pero también porque no tenía ninguna gana de firmarme el papel. Necesitaba convencerle como fuese y solo se me ocurrió un modo. me fui a su cuarto y empecé a pajearle el rabo, para después practicar sexo anal por primera vez y lograr su apoyo a mi causa.

Desvirgadas Anal

La enculada me vino por sorpresa

Enculada muy sorpresiva

Tenía claro que iba a haber sexo esa tarde, pero no sabía porque mi chico andaba jugando tanto con mi trasero. Entonces y sin esperármelo, empecé a sentir su rabo por detrás en lo que fue mi primera enculada. Fue totalmente por sorpresa y, aunque me dolió un poco, le dejé penetrarme el culo y terminé por gozar de la experiencia.

Desvirgadas Anal

A la rusa le gustó el sexo anal

Rusa disfrutó con el anal

Los amigos de esta rusa creen que es una chica muy formal e incluso algo anticuada, pero la chavala es todo lo contrario. Es muy abierta y se atreve a hacer casi todo, más aun cuando hablamos de sexo. Por eso, cuando estaba con su nuevo novio y éste le pidió permiso para follarle el culo, le dejó hacerlo a pesar de que jamás había probado el sexo anal y podía ser una experiencia algo dolorosa. Pero no lo fue y como vemos, le encantó que la enculasen.

Desvirgadas Anal

La pongo a cuatro patas para encularla

A cuatro patas para darle por detrás

Salgo desde hace poco con esta preciosidad de pelo rizado. La chica es un encanto, pero tiene un lado de zorra que es una maravilla. Tanto es así, que hoy logro que se ponga a cuatro patas y me presta su consolador, para ir abriendo su culito. Y es que, quiere estrenarse por detrás y me ha pedido que primero dilate su ano, para después probar mi rabo bien dentro de su ojete.

Desvirgadas Anal

Es tímida pero la espabilo con sexo anal

Tímida recibe sexo anal

Estaba como loco por tener sexo con ella, pero es que la chica es muy tímida y parece que va a costarme abrirla de piernas. Un día decidí ser un poco más agresivo para espabilarla y sin duda, logré mi objetivo. De hecho, acabé por probar sexo anal en su culito, a pesar de que ella jamás lo había estrenado antes, pero gracias a la enculada ahora parece una chica mucho más suelta.

Desvirgadas Anal

El chófer estrenó mi culito

Enculada por el chófer

Por suerte para mí, provengo de una familia adinerada, donde incluso tenemos un chófer que me lleva de compras y a la universidad privada. La mayoría del tiempo estoy a solas y él conductor me hace compañía siempre que quiero. Pero esta vez, no le llamo a mi presencia para charlar sino para actuar. Y es que, estoy cachonda y quiero follármelo, pero haciendo algo que llevo tiempo pensando en probar. Así que tras un rato de folleteo convencional, le pedí que me follase el culo por primera vez y logré estrenarme por detrás de un modo bestial.

Desvirgadas Anal

Ese culo dejará de ser virgen hoy mismo

Peta un culo virgen por primera vez

Ya llevaba tiempo intentando que mi chica me dejase follarle el culo por primera vez, pero estaba empeñada en que sería doloroso y no le iba a gustar. Al final desistí pero de repente, en una de esas tardes a solas, nos dio un calentón tremendo y sin esperarlo, me pidió practicar sexo anal al fin, algo que sin duda aproveché para meter mi rabo en su ojete y abrirlo como nunca, mientras ella gemía de dolor y de placer al mismo tiempo.

Desvirgadas Anal