El heladero me folló en su furgoneta

El heladero me folló

Hacía calor y cerca encontré al heladero, por lo que me acerqué a su furgón y le pedí algo frío y refrescante. No paró de decirme lo guapa y buenorra que estaba, algo de lo que yo era consciente. Y como aun soy virgen, decidí seguirle el juego de flirteo que llevaba. Me invitó a subir a su furgón y, tras una breve charla, se agachó a comerme el coño, algo nuevo para mí pero que me puso a cien. Pronto me puse a cuatro patas y, sin dudarlo, le dejé estrenar mi coño de colegiala, gritando por todo el vehículo como una perra en celo.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *