El electricista vio como la joven rubia saltaba a por su rabo

El electricista vio como la joven saltaba a por su rabo

Tenía un trabajito y este electricista se puso manos a la obra, mientras veía como la joven hija de los dueños de la casa le miraba atentamente. Ella sentía mucha curiosidad por ese cachas y sobre todo, por su paquete. Se pasó todo el rato revoloteando a su alrededor hasta que de repente, desabrochó sus pantalones y se comió su pollón. Y es que la jovencita aun estaba por estrenar y vio la ocasión perfecta para hacerlo con ese manitas tan bien dotado.