Enseño a mi hija a follar como una verdadera zorra

Enseño hija a follar

Un día me senté a charlar con mi hija sobre sus intimidades y, de repente, me soltó que aún es virgen. Por un lado estaba aliviada, pero por otro preocupada. Hay que poner remedio a eso, así que llamé a un joven vecino para que se ofreciese a desvirgar a mi hija. Pensé que sería una gran ocasión para enseñarle todo lo que se en el sexo y, de paso, aprovechar yo también para gozar de una buena polla.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *