Entregué mi coño peludo al profesor

El profesor desvirga su coño peludo

Sabía del interés de mi profesor por follarme, pero como aun era virgen, no quise dejarle probar mi coño peludo… al menos no de momento. Hasta que un día sentí curiosidad y aparecí por clase con lencería de lo más sexy y se lo puse en bandeja, para que me lo estrenase en una follada de lo más morbosa.