Estrené a una colombiana muy rica


Con ese culito tan rico que tiene y su acento latino, esta colombiana me tenía cachondo perdido desde el primer momento. Estaba como loco por follármela, pero me dijo que aun era virgen y no estaba segura de hacerlo todavía. Aun así, no tardó demasiado en dar el paso ya que ella también es muy fogosa y una tarde al quedar en su piso, nos pusimos manos a la obra. Disfruté como nunca de esa zorrita latina y de sus nalgas, que no paraban de menearse sobre mí mientras ella movía sus caderas en un polvazo bestial.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *