En la acampada estrené mi chochito

Me desvirgo de acampada

Aunque no me gusta demasiado el campo, me fui con unos amigos de acampada para pasar el día. Mientras unos salían de caminata, yo me quedé en una de las casetas de campaña con un amigo y tras un breve flirteo, comenzamos a besarnos. Y como encima estábamos solos, la cosa empezó a desmadrarse y casi sin esperarlo, terminé por dejarle probar mi coño virgen allí mismo.