Colegiala negrita se corre a pollazos


Tras bajar a desayunar, esta colegiala negrita se dio cuenta de que estaba sola en casa y fue entonces cuando decidió aprovechar el momento. Cogió su móvil y llamó a un amigo de su hermano, al cual lleva tiempo intentando ligarse, para conseguir que vaya a casa a estrenar su chochito. Y es que la golfilla se ha estado reservando para él y su enorme rabo y de hoy, no pasará ni un minuto más sin probar el sexo.