La colegiala acabó desnuda en mi despacho


Mientras daba clase, noté como una colegiala alumna mía me ponía unas caras de golfa desde su mesa. Incluso se subía la falda para enseñarme su coño y ya empezaba a ponerme nervioso. Cuando terminé, me fui a mi despacho pero allí, estaba ella en pelotas y abierta de piernas, dispuesta a estrenarse conmigo y a disfrutar del sexo por primera vez, algo a lo que no pude resistirme.