Disfrazada de sirvienta para mi primer anal

De sirvienta y enculada

Nunca me he atrevido a practicar el sexo anal, pero mi marido se ha puesto de pesado y, para complacerle, finalmente decido hacerlo. Pero para que sea un momento especial y memorable, decido añadir picante y me disfrazo de sirvienta sexy, algo que pone su polla muy dura y lista para atravesar mi culito, terminando juntos por gozar de una experiencia que al final, fue una maravilla.