Los gemidos de esta pelirroja son brutales

Gemidos calientes

En la primera cita con esta joven pelirroja, me confesó ser virgen, pero también que tenía muchas ganas de estrenarse de una vez. Así que la cité en mi casa y me dispuse a desvirgarla con mi polla, pero no esperaba que al correrse, fuese a pegar esos gemidos tan bestias. La chica disfrutó de lo lindo y yo, me ponía burraco al oírla gozar con cada pollazo que le iba metiendo a su chochito.