La rusa me dejó abrir su trasero


Como hace buen tiempo en nuestro país, esta joven rusa decidió hacer un viaje y disfrutar de nuestras costas y del buen tiempo. La conocí yendo de paseo junto a una avenida de la playa de mi ciudad y cuando la conocí, me quedé flipando con lo guapa que es. Aunque lo que más me sorprendió fue descubrir que, tras esa cara inocente, había una zorra de cuidado. Y es que no dudó en subir a mi piso para tomar algo, a sabiendas de que acabaríamos follando, donde incluso me dejó estrenar su culito.