Etiqueta: colegialas

La colegiala acabó desnuda en mi despacho


Mientras daba clase, noté como una colegiala alumna mía me ponía unas caras de golfa desde su mesa. Incluso se subía la falda para enseñarme su coño y ya empezaba a ponerme nervioso. Cuando terminé, me fui a mi despacho pero allí, estaba ella en pelotas y abierta de piernas, dispuesta a estrenarse conmigo y a disfrutar del sexo por primera vez, algo a lo que no pude resistirme.

Morenas

Colegiala rusa prueba el sexo anal


Llamó a su compañero de clase, para repasar y estudiar el próximo examen. Pero esta colegiala rusa no pudo concentrarse, ya que solo pensaba en follárselo. Eso sí, no quería un polvete convencional, ya que llevaba tiempo pensando en probar el sexo anal. Y cuando se lo comentó a su amigo, éste no pudo negarse ya que el morbo de metérsela por el culo era demasiado grande como para resistirse.

Desvirgadas Anal

Cambio mi virginidad para subir nota


Necesito tener un expediente impoluto y entre mejores notas tenga, pues más fácil acceder a una buena universidad. Pero mi profesor de lengua hizo un examen difícil y no tuve el resultado esperado, así que fui a hablar con él para intentar que me suba la puntuación. Viendo que no estaba por la labor, decidí ofrecerle algo tan simple como mi virginidad y él, no dudó en aceptarla y en follarme, logrando así mi objetivo.

Morenas

Me busco un problema por culpa de mi alumna


Se que las hormonas de los estudiantes a estas edades están en plena efervescencia y por eso, comprendo ciertas actitudes. Pero lo de mi alumna el otro día fue demasiado para mí y ahora, me ha buscado un problema. Y es que se quedó a solas conmigo después de clase y, mientras yo pensaba que sería para resolver dudas, lo que hizo fue desnudarse ante mis narices. Y es que la chica quería desvirgarse y pensó en mí para que lo hiciera, algo a lo que no pude decir que no.

Rubias

Cambio mi virginidad por un sobresaliente


Reconozco que no estudié demasiado para el examen, pero aun así logreé aprobar. Eso sí, quería subir nota y estaba dispuesta a todo con tal de conseguirlo. Tanto es así, que en la revisión me puse a flirtear con mi profesor y logré ponerle cachondo, dejándome follar y entregando mi virginidad, a cambio de una nota mucho mejor para mi expediente.

Rubias

Atravesé el coño virgen de esa colegiala


Había quedado con un amigo pero, tras salir un momento a por aperitivos, me vi a solas en su casa. De repente, apareció su joven y sexy hermana para flirtear conmigo en un momento dado, me ofreció algo. Fue su coño virgen, el cual llevaba tiempo deseando estrenar y en mi compañía, vio una opción de desvirgarse en un polvete del que ambos gozamos sobre el sofá de su casa.

Morenas

Terminé abierta de piernas para mi amigo

Abierta de piernas en mi estreno

Nuestra intención era solo la de estudiar, o al menos la mía y estaba haciéndolo hasta que mi amigo empezó a acariciarme. Logró llamar mi atención y, como aun estaba por estrenarme, decidí probar el sexo con él y terminé abierta de piernas en mi casa, disfrutando de su rabo y de la energía que le puso en mi desvirgada.

Morenas

La colegiala japonesa me pidió desvirgarse

Colegiala japonesa quiso estrenarse

Cuando oí la puerta de mi casa, me encontré con esta joven colegiala japonesa que vive justo en frente, vestida como una golfilla y con unas coletas muy sexys. No sabía sus intenciones, pero pronto me enteré, ya que se bajó las bragas y me mostró su coño peludo, el cual quería estrenar en el sexo con mi rabo.

Asiáticas

El profesor me estrenó en el hospital

Desvirgada por mi profesor

Al parecer, nuestro profesor tuvo que operarse de urgencia y estaba convaleciente en el hospital. Decidí hacerle una visita y lo encontré muy recuperado, tanto que quise darle un regalo como muestra de afecto, dejándome follar allí mismo. Era la primera vez que iba a probar un rabo, pero lo disfruté de lo lindo, follando en su habitación.

Morenas

Es la primera polla que pruebo

Primera polla para mi coño

Jamás había probado una polla, pero cada día tenía más ganas de hacerlo y no encontraba la ocasión. Al fin surgió cuando quedé con un compañero de clase para estudiar con el que, tras quedarnos a solas en el salón con los apuntes, me abalancé sobre él dispuesta a desvirgarme y disfrutando de las embestidas que me dio con su rabo que estaba más duro que una piedra.

Morenas