Etiqueta: coños orientales

Le di duro a esa rica chinita

Pruebo a una chinita y su coño

La verdad es que nunca he probado el sexo con una chica oriental, hasta que junto a mi casa, se mudo una familia de ellos. Destacaba una joven chinita preciosa que según parece, nunca ha estado con un hombre. Pero eso hoy va a acabar porque, tras invitarla a mi casa a solas para conocerla mejor, le ofrecí mi polla para que se estrenase como es debido.

Asiáticas

Me convertí en una zorra tras mi estreno

Me he vuelto una zorra gracias al sexo

Todo el mundo dice de mí que soy una chica muy formal y recatada, pero tras mi primera experiencia en el sexo, he cambiado mi mentalidad. Ahora soy una zorra y flirteo con todos los chicos que puedo, y todo se lo debo a ese primer polvete, que gocé intensamente con una polla bien dura que no paraba de penetrar mi chochito oriental.

Asiáticas

Menudo zorrón es esta empollona asiática

Empollona asiática se desvirga

Con sus gafas de intelectual, esta empollona asiática desprende mucho morbo y muchos chicos quieren probar su coño. Pero se ha mostrado muy tímida, tanto que aun es virgen y jamás ha probado una polla. Pero eso hoy va a cambiar, tras quedar con un compañero de clase para estudiar y terminar abierta de piernas, recibiendo una follada en casa antes de que sus padres aparezcan y los pillen de lleno.

Asiáticas

Hoy me despido de mi virginidad

Adios a mi virginidad

Lo tengo claro, hoy voy a despedirme de mi virginidad y lo haré con un auténtico cachas bien dotado. Le conocí yendo de compras y me puso cachonda perdida, tanto que decidí irme con él a su casa. Le gustaron mis rasgos asiáticos y, una vez juntos en la cama, me entregué a su rabo y disfruté de mi primera vez, con unos orgasmos que mi chochito agradeció mucho.

Asiáticas

Déjate los vaqueros para follar, zorra

Follando con vaqueros

Quizás soy demasiado bueno y respetuoso y por eso, cuando mi nueva novia asiática me dijo que quería esperar para el sexo, acepté su decisión. El problema es que está muy buena y hoy, cuando apareció por casa con esos vaqueros tan ajustados, mi polla se puso muy dura y no pude reprimirme. Así que comencé a meterle mano y a besarla, hasta que ella se dejó llevar y al fin, pude estrenarla como es debido.

Asiáticas