Etiqueta: cuarentonas

La enculada terminó con una corrida anal


El divorcio le ha sentado de lujo a esta milf, que ahora aparece radiante y luciendo modelitos que resaltan su figura. La madura tiene un cuerpazo y lo aprovecha para seducir a un chico más joven que ella, con el que queda en su piso. Quiere hacer todo eso que en su matrimonio no pudo y una de sus fantasías, es experimentar una buena enculada. Al fin consigue su objetivo y su culo termina bien abierto, algo que acaba de la mejor manera y es con su ojete chorreando lefa tras la corrida.

Maduras Desvirgadas

Sexy divorciada prueba a ser enculada


Después de muchos años casada, esta cuarentona ha decidido poner fin a su matrimonio de una vez por todas. Ahora que está divorciada, puede ligarse y follar con quien le de la gana, además de probar cosas que con su marido fue incapaz de hacer. Una de ellas es la de practicar sexo anal, algo que nunca probó y que junto a su nuevo ligue, se prepara para practicar hasta terminar con su trasero bien abierto.

Maduras Desvirgadas

Su follamigo la embiste por el culo


Puede que la señora ya tenga una edad, pero hasta ella tiene a su follamigo para que, de vez en cuando, le de bien duro cuando su marido no está en casa. De hecho, en su último encuentro la madura quiso hacer algo que jamás había probado y que como mucho, lo hizo con un consolador. Y es que al verlo a él y a su polla dura, sintió la necesidad de probar el sexo anal y sin dudarlo, se puso a cuatro patas para dejarle metérsela por el ojete.

Maduras Desvirgadas

Al fin incluyo el sexo anal en mis folladas

Sexo anal para mis polvetes

Jamás he querido practicar el sexo anal pero, con los años y tras ver mucho porno, me ha entrado curiosidad a mis 40 años. Así que decidí ser valiente y me preparé para que mi marido me estrenase el ojete, en una enculada con la que terminé incluso disfrutando y que ahora, practicaré más a menudo con él.

Maduras Desvirgadas

Ahora mi esposa quiere sexo anal

Anal para mi esposa

Tras años de negativa, algo ha pasado por la mente de mi esposa, que ha cambiado su forma de ver las cosas. Ahora parece más abierta a todo, sobre todo en la cama y por eso, quiere probar algo que jamás ha hecho. Cuando me lo dijo, no podía creérmelo y es que, me pidió sexo anal al fin y yo, estaba como loco por practicarlo con su estrecho culito.

Maduras Desvirgadas