Desvirgada en el garaje de mi vecino

Desvirgada en el garaje

Sentí curiosidad por conocer a mi nuevo vecino. El hombre llegó a su casa en una moto increíble y, por lo que se ve, es un tipo que maneja pasta. Un día, decidí hacerle una visita y me enseñó la moto en su garaje. Estabamos a solas y yo sentí una gran atracción, porque nunca había estado con un hombre y mucho menos con un blanquito. Al poco rato, nos dejamos llevar y empecé a chupársela, acabando desvirgada finalmente en el mismo suelo.