La becaria japonesa me tienta en la oficina

Becaria japonesa desvirgada en la oficina

Lo reconozco, soy el típico jefe que le gusta meter mano a sus empleadas y hoy, me he dispuesto ir a por la nueva becaria japonesa. La chica es muy joven, pero tiene un cuerpazo y un morbo increíbles. En cuanto estuve a solas con ella, no dudé en echar mano de sus tetitas y ella quería que parase, más que nada porque aun es virgen. Pero eso me puso más cachondo aun y, cuando notó mi polla dura, se dejó llevar. Al final me dejó desvirgarla en la oficina y con eso, evitó que pudiese despedirla por no dejarse.