Aire libre para estrenar mi coño virgen

Aire libre para estrenarme

Mi nuevo novio me invitó a pasar un día romántico en el campo y disfrutar del paisaje. Fuí vestida con una faldita para ir más cómoda y sentir el viento por debajo de ella. Pronto nos vimos a solas en una colina, donde comenzamos a besarnos. Estaba claro que ibamos a acabar follando y para mí, sería mi primera vez. Era una situación perfecta, con unas vistas preciosas en un polvete al aire libre que me puso como una moto.