Dolor y placer a partes iguales

Placer anal algo doloroso

Llegó el ansiado día en que entregaría mi trasero a un chico y tenía ganas de practicarlo. Lo que pasa es que no me preparé bien y al principio, sufrí un poco con una enculada que comenzó siendo dolorosa. Pero poco a poco me fue gustando más y al final, experimenté mucho placer con las brutales embestidas que le metió a mi estrecho culito.