El heladero tiene una polla descomunal

Heladero polludo

Tenía el día libre y sin clase, así que decidí dar un paseo inocente por el vecindario. De repente, me topé con un camión de helados y decidí colarme, para ver si encontraba algo que echarme a la boca con este día tan caluroso. Pero entonces, el heladero negro me pilló y pensé que me echaría la bronca, pero decidió darme algo… su polla monstruosa. Yo jamás había follado con un chico y la verdad, me daba algo de respeto meterme semejante rabo, pero era tan grande que quise aprovechar la oportunidad para sentirlo bien a fondo.