Etiqueta: jovencitas zorras

Las ganas de sexo eran demasiado grandes


Como no le he tenido muy claro hasta ahora, no he practicado sexo aun con mi chico, pero ambos ya nos tenemos demasiadas ganas y de esta noche no pasa sin desvirgarme. Primero le seduzco con mi cuerpazo de venezolana y luego, me pongo cómoda en la cama para dejar que me meta su gordo rabo, dentro de mi chochito latino.

Latinas

Prefiero su coño latino a esas galletitas


Acababa de salir de la ducha cuando de repente, una joven colombiana apareció por mi casa vendiéndome unas galletas. Se estaba pagando un viaje de fin de curso, pero no estaba muy interesado en ellas… aunque lo que si me llamó la intención fue la chica, una joven guapa y sexy que puso mi rabo bien duro. Ese coño latino si que quería probarlo con gusto y aunque ella aun estaba por estrenar, con tal de venderme lo que fuese, me dejó desvirgarlo con gusto.

Latinas

Vaya dilatación sufrió mi culo virgen

Culo virgen dilatado a tope

Un día me dio por ver porno en la red y, al ver escenas de sexo anal, sentí la necesidad de estrenar mi culo virgen. Tenía algo de miedo, pero al final me lancé y decidí probarlo con mi chico, aunque la verdad es que no fue mi delicado. Me metió la polla por detrás sin miramientos, dilatando mi ano y abriéndolo a lo bestia con cada pollazo que me metía.

Desvirgadas Anal

La vecina latina insistió en follarme

Vecina latina quería follar

La pasada semana, se mudaron una pareja de colombianos y su joven hija de 18 años. La verdad es que la chica desprende un morbo brutal, pero soy mucho mayor que ella y no pienso acercarme por si acaso. El problema es que fue ella la que vino de visita a mi piso y con una única intención, desvirgar su coño con mi polla. Cuando tuve a mi joven vecina latina frente a mi, no pude decirle que no y finalmente, estrené su chochito a pollazos.

Latinas

El heladero me folló en su furgoneta

El heladero me folló

Hacía calor y cerca encontré al heladero, por lo que me acerqué a su furgón y le pedí algo frío y refrescante. No paró de decirme lo guapa y buenorra que estaba, algo de lo que yo era consciente. Y como aun soy virgen, decidí seguirle el juego de flirteo que llevaba. Me invitó a subir a su furgón y, tras una breve charla, se agachó a comerme el coño, algo nuevo para mí pero que me puso a cien. Pronto me puse a cuatro patas y, sin dudarlo, le dejé estrenar mi coño de colegiala, gritando por todo el vehículo como una perra en celo.

Rubias

Tengo mi chocho virgen listo para tí

Chocho virgen listo para el sexo

Con 19 años, aun no me he estrenado en el sexo. La culpa es de mi padre que me protege demasiado y apenas me deja salir con mis amigas. Pero hoy pienso cobrarme tanta protección, ya que uno de sus amigos del curro se ha quedado a dormir y he ido a su cuarto mientras se vestía. Lo pillé semidesnudo y yo iba en braguitas, algo que le puso de lo más cachondo. Pero sobre todo, lo que le puso a cien, es el momento en el que le pedí que estrenase mi chocho virgen, el cual estaba preparado para una gran cabalgada.

Morenas

Profesor, deme duro por el culo!

El profesor me da por el culo

Puedo decir que literalmente, mi profesor particular me da por el culo. Pero no porque no enseñe bien o me ponga muchas tareas, simplemente hoy me ha puesto tan cachonda, que he decido dejar que me encule. Era la primera vez que probaba el sexo anal, pero me encantó y, aunque tenía algo de miedo por si fuese a ser muy doloroso, no dudaría en volver a repetirlo mañana mismo.

Desvirgadas Anal

Borracha y desvirgada mientras jugaba al twistter

Borracha desvirgada

Unas amigas universitarias decidieron llamar a un colega, tomarse unas cervezas y volverse locos. Al final, la cosa acabó con todos jugando al twistter totalmente desnudos. Una de ellas acabó borracha y desvirgada por su compañero de clase, mientras sus otras dos amigas retozaban desnudas y se comian los coños en el suelo. Sin duda, fue un día de lo más productivo para todas.

Morenas

La babysitter me pidió ser desvirgada

Babysitter quiere estrenarse

Cuando llegué a casa, allí estaba la joven babysitter después de haber cuidado de la casa. Iba a pagarle pero ella me dijo que le acompañase a un dormitorio. Allí me dijo que no me cobraría nada, al menos no en dinero. Ella quería probar el sexo de manos de un tipo experimentado y, cuando la ví desnuda, no tuve más remedio que acceder a sus peticiones y desvirgarla por su coño con toda mi energía.

Rubias