Etiqueta: latinas sexys

Me quité las bragas en su coche


Quería dar un paseo por el bosque, pero acabé perdiéndome y al final, encontré una carretera desde la que hice autostop para volver a casa. No pasaba nadie hasta que al fin, un chico me recogió. La verdad es que le debía un favor y viendo como me miraba, supe como compensarle. Lo que pasa es que jamás me había bajado las bragas para follar y era mi primera vez, pero le debía mucho y al final, estrené mi chochito con aquel desconocido en el asiento de atrás.

Latinas

Universitaria latina pasa la tarde follando


Aunque aceptó la invitación para estudiar con esta universitaria latina, este chico no pudo evitar fijarse en lo buenorra que está y acabó distraído. Tiene un cuerpazo y unos rasgos de lo más calientes, además de esas gafas de empollona que tanto le ponen. Ella notó la atracción y pensó que era un buen momento para desvirgarse, así que se quitó la ropa y pasó de los libros, para probar su rabo en el suelo del salón.

Latinas

Dejé que la mexicana me cabalgase a gusto


No solo es una chica muy exótica y caliente, sino que encima tiene mucha energía debido a su juventud. Por eso, cuando la mexicana me pidió sexo y desvirgarse al fin con mi rabo, le di vía libre para que hiciese lo que le diese la gana y al final, se montó sobre mi rabo y casi me destroza con sus movimientos de cadera, más propios de una profesional del sexo.

Latinas

Ese chochito latino debe ser mío

Penetro un chochito latino

Tras mucho tiempo conociendo a mi nuevo colega, hoy fui a su casa y pude ver que tiene una hermana mexicana que está muy buena. Solo podía pensar en su cuerpazo y su chochito latino, el cual me dejó probar en un polvazo, que fue el primero para ella. La chica estaba ansiosa por estrenarse y yo, no pude resistirme y hacer realidad sus deseos de sexo, dándole duro sobre el sofá, antes de que apareciese mi amigo.

Latinas

La mexicana aprende a follar rápido

Mexciana folla como una profesional

A lo mejor era demasiado joven para mí, pero esta preciosa mexicana me había encandilado con su sonrisa y su simpatía, por lo que comencé a salir con ella. Un día la llevé a mi lujosa casa y, antes de hacer nada, me advirtió de que era virgen. Yo no la presioné, pero al final de la cita comenzamos a follar juntos, demostrándome que tiene una capacidad para aprender de lo lindo, donde parecía que llevase toda la vida cabalgando pollas.

Latinas