Al fin encuentro el pollón adecuado


Siempre que me he echado novio o follamigo, éste tenía un rabo más bien pequeño y al final, acababa rechazándolo. Por culpa de lo exigente que soy, aun sigo virgen pero al fin, he dado con un buen pollón. Menudo rabo calza este chico, lo suficientemente grande como para disfrutar de mi desvirgada, acabando muy contenta con la primera follada de mi vida.