Etiqueta: masajes porno

El masajista la relajó como nunca con su primera follada

El masajista la relajó con su primera follada

En lo único que pensaba esta chica, era en salir de la consulta de ese masajista relajada y con su mente muy despejada. Sin duda lo consiguió, pero fue gracias al polvazo que le acabó metiendo. Encima fue su primera vez, la cual surgió tras un calentón mutuo sobre la mesa de masajes, que terminó con la chica desnuda y pidiéndole a ese cachas que le metiese su pollón dentro de su coño virgen.

Rubias

El masajista estrenó su chochito y logró relajarla a pollazos

Masajista estrena su coño

Jamás había pasado por las manos de un masajista, pero esta joven rubia quiso probarlo y pasar un buen rato. Lo que pasa es que esta chica es un poco golfilla y cuando sintió sus manos manoseando su piel, se dio la vuelta y le dejó probar su cuerpazo natural. De hecho deseaba hacerlo, ya que aun era virgen, pero pronto y a pollazos dejaría de serlo tras probar su pollón hasta el fondo de su coño.

Rubias

El masajista destrozó mi coño


Unas amigas me recomendaron que visitase a un masajista, ya que me iba a servir para relajarme y despejar la mente de los exámenes en la universidad. Pero al ver lo cachas que estaba, por mi mente pasó la idea de follármelo y de paso, estrenarme en el sexo. Pero no tuve que imaginar demasiado, ya que se ve que mi piel suave y mi pelo cobrizo se la puso muy dura y al final, terminó por echarle un buen polvo a mi chochito.

Pelirrojas

Quiero que el masajista me encule


Se que mi marido no aprueba que haya contratado a un joven masajista, pero lo necesito y mucho. Lo que pasa es que es un chico joven y con él, me pongo cachonda al imaginarme como debía ser el sexo. Se que también le pongo a tono y por eso, un día le recibí desnuda y con mi cuerpazo maduro mojadito, hasta lograr ponérsela bien dura. Y cuando eso pasó, no lo dudé y decidí probar algo que jamás había hecho: el sexo anal.

Maduras Desvirgadas

Después del masaje me pide sexo anal

Masaje y sexo anal

Tengo una nueva novia, una morenaza tailandesa que hoy ha decidido relajarme. Me ha dicho que piensa darme un masaje de lo más relajante, tal y como se hace en su pais. Y sin duda, estaba siendo una maravilla, tanto incluso que consiguió empalmarme. Al verme así, decidió dejarlo y lanzarse a por mi rabo, pero no por el coño si no por el culo, para estrenarlo en el sexo anal de una vez y para siempre.

Asiáticas