Ejercito mi culo virgen en el gimnasio

Culo virgen penetrado en gimnasio

Ya he cruzado la barrera de los 40 años y, para mantener mi figura, decido apuntarme a un gimnasio y hago caso a todo lo que me ordena mi entrenador personal. Pero hoy, al ver sus musculitos pasearse todo el rato ante mí, le pido quemar calorías de otro modo, con sexo duro. El chico no duda en complacerme y, en un momento dado, me mete la polla por mi culo virgen. No quise decirle nada ni confesarle que jamás había probado el sexo anal, para no cortarle el rollo y porque, además, me estaba encantando.