Etiqueta: morenas jovencitas

Tarde íntima con la animadora más zorra

La animadora me hizo compañía

Me quedé sorprendido cuando una animadora de mi universidad, quiso venir a mi piso y enseñarme unos pasos. Pero en realidad, la chica lo que quería era mi polla y estrenarse en el sexo al fin. Viendo como movía los pompones y esa faldita, mi rabo se puso duro como una piedra y en cuanto lo vio, se lanzó a por él y me cabalgó con ganas sobre la cama, hasta gemir con su primer polvete.

Morenas

El dentista disipa todos mis nervios

Un dentista que sabe lo que se hace

Estaba de lo más nerviosa en mi visita al dentista, ya que a nadie suele gustarle ir y mucho menos, que le digan que tiene algún problema bucal. Pero el doctor, cuando vio mi boca abierta, solo pudo imaginarse a su polla dentro mientras yo la chupaba, así que se empalmó de lo lindo. Aprovechó la situación para quitarme los nervios con un polvazo y, aunque yo era virgen, decidí seguirle el juego y al final, me solté de lo lindo en su consulta y se me pasaron todas mis preocupaciones volando.

Morenas

Tarde de placer con la hija de mi amigo

Placer con la hija de un amigo

Hace unos cuantos años que no veo a uno de mis mejores amigos, así que me he pasado por su casa para ver como está. Se alegró mucho de verme pero salió para comprar unos aperitivos y me dejó a solas con su joven hija. La chica se mostró muy simpática y algo sueltecita, tanto que no le importó que acariciase sus piernas, mientras ella metía su mano en mi entrepierna. Pronto me puso la polla dura y al final, tuvimos una tarde de sexo y placer, donde me pidió que estrenase su coño de estudiante con mi rabo.

Morenas

Acabo con mi coño desvirgado y ensangrentado

Coño desvirgado y ensangrentado

Dicen que la primera vez siempre cuesta, pero yo estaba como loca por estrenarme y no dudé en hacerlo con mi chico. El problema es que es un poco bruto y cuando decidió follarme, no tuvo ni pizca de delicadeza. De hecho y aunque al final acabé con mi coño desvirgado, llegué incluso a sangrar, pero lo cierto es que hubo momentos en los que gocé como nunca y, seguramente, la próxima vez sufriré menos.

Morenas

Picnic y desvirgada junto a un lago

Desvirgada en el picnic

Nunca podré olvidar el día en el que me desvirgué, ya que fue muy romántico e ideal mi primer polvete con mi chico. Nos fuimos de picnic a un lago y, lejos de las miradas de extraños, decidí desnudarme y darme un baño. En realidad, solo quería poner cachondo a mi chico y, cuando lo conseguí, no tardé en lanzarme sobre su polla y en estrenar mi chochito al aire libre, en un paraje natural.

Morenas