Etiqueta: mulatos

El mulato la estrena con su padre mirando


Esperó a que terminase de entrenar y cuando lo hizo, esta morena se fue de la mano a casa con su amigo mulato. Ella tenía claro lo que quería que pasase, ya que llevaba tiempo reservándose para ello. Y es que deseaba estrenarse en el sexo con un chico de color bien dotado, aunque no esperaba que su padre les fuese a pillar. Al final le dio lo mismo, ya que como no se lleva muy bien y a modo de desafío, terminó tirándoselo y encima, delante de sus narices.

Morenas

Hago que un mulato me desvirgue


Tras comprobar por internet que en líneas generales los negros tienen las pollas más grandes, tuve claro que para mi estreno en el sexo, quería hacérmelo con un mulato. Busqué el chico adecuado para ello y al fin lo encontré, era el capitán del equipo de basket al que invité a comer a mi casa. Él es enorme y yo pequeñita, pero me daba igual ya que en lo único que estaba interesada era en su rabo. Y al final, poco me costó convencerle para que me lo ofreciese y disfrutarlo en la cama abierta de piernas.

Rubias

Joven pija folla con el chófer mulato


Los padres de esta pija la tienen muy consentida y hoy, ha querido pasarse la mañana yendo de compras, en lugar de ir a la universidad. La rubia fue con su chófer mulato y durante el viaje de vuelta, no pudo evitar fijarse en sus músculos. Entonces en su cabeza, pasó la idea de desvirgarse con él, ya que nada como un negro de gran rabo para iniciarse en el sexo y al final, le invitó a su cuarto donde pudo gozar de ese rabo de color hasta el fondo.

Rubias

Preferí estrenarme con sexo interracial

Sexo interracial para desvirgarme

Todas mis amigas se han desvirgado y la mayoría coincide en que su primera vez, fue muy decepcionante. Por eso, decidí estrenarme con un hombre experimentado y bien dotado, algo que sin duda cumple este mulato. Tras quedar en un hotel con él, me preparo para mi primera follada, una sesión de sexo interracial que gocé como una golfa, gracias a su enorme rabo y a las embestidas que me dio con él.

Morenas

Sexo interracial para desvirgarme de una vez

Estreno mi coño con sexo interracial

No voy a estrenarme follando con el primer chico que vea, ni mucho menos, con un chaval de polla minúscula. Quiero un hombre de verdad y bien dotado, así que decido estrenarme con sexo interracial y quedo con un chico del barrio que está dispuesto a ello. Cuando se saca esa pedazo de polla negra, me quedo de piedra, pero pronto me vuelvo una ansiosa salida y me lanzo a chuparla, para cabalgarla después como una condenada.

Morenas

Hay una primera vez para todo…

Primera vez con un negrazo

Llevo tiempo esperando estrenarme por primera vez, pero no doy con el chico adecuado para ello. Al fin di con él y encima, se trataba de un mulato que seguramente, estaba muy dotado. Así que decidí matar dos pájaros de un tiro, desvirgándome y probando el sexo interracial, algo con lo que gocé como nunca gracias a la enorme polla que tiene entre las piernas.

Morenas

El vecino mulato me estrenó con su pollón

Un vecino mulato muy dotado

Siempre le lanzo una sonrisa a mi vecino mulato y en mi mente, he fantaseado con coger su polla de color y dejarle estrenar mi chochito. Pero hoy, esa imagen se va a hacer realidad, tras invitarle a mi casa cuando estaba sola y decirle que me metiese por el coño ese pollón tan grande, que me desvirga y me da placer como nunca antes en mi vida.

Morenas

Estreno interracial con mi vecino mulato

Vecino mulato me estrena

Fui al salón a relajarme con un libro, pero a través de la puerta de cristal, vi como mi vecino mulato me observaba. Decidí abrirle y me dijo que buscaba a mi padre para pedirle unas herramientas, pero verme sola y meneando mi joven cuerpo virginal, le hizo centrarse en otra cosa. No paró de piropearme y de fijarse en mi, así que decidí aprovechar la atracción existente, para probar su enorme polla y estrenarme con un polvazo interracial.

Pelirrojas

Un pollón gordo para mi coño sin estrenar

Pollón gordo para mi coño

Ya que estaba como loca por desvirgarme, quise hacerlo con un pollón gordo que me diera todo el placer posible. Por eso, busqué a un mulato como éste, el cual estaba muy dotado de cintura para abajo y que me sorprendió en cuanto la vi. Casi no pude ni chuparla, pero dio igual porque pronto le pedí que me la metiese por el coño, aunque le costó entrar por su brutal grosor.

Rubias

Un trío casero para desvirgarme

Gozando con un trío casero

Las primeras veces de mis amigas me parecieron tan penosas, que decidí hacer algo para que la mía fuese especial y la recordase siempre. Por eso, quedé con dos amigos mulatos en casa y con un trío casero, estrenaron mi chochito de ébano por turnos. Dejé que ambos me metiesen sus enormes pollas hasta el fondo, gozando de lo lindo en varias posturas e intentando chupar esos rabos tan gordos con mi boca.

Negritas