Me zampo un coño virgen con nata montada

Coño virgen con nata

En el momento que esta pelirroja me comentó que jamás había practicado el sexo, solo pensé en zamparme su coño virgen, así que la invité a mi casa para ello. Eso sí, para darle sabor, lo unté de nata montada y me lo comí como su fuese el postre, para después sacar mi polla y penetrarlo una y otra vez, estrenándola con un polvazo que la hizo gemir como una perra en celo.