Ese pollón blanco era demasiado grande

Un pollón blanco enorme

Como tenía algo de miedo por desvirgarme y no quería que fuese una experiencia dolorosa, decidí hacerlo con un chico blanco, ya que pensé que su rabo no sería como el de los mulatos. Pero cuando se sacó su pollón blanco de los pantalones, me quedé anonadada con su tamaño y grosor. Aun así, decidí seguir adelante y, aunque hubo momentos en el que me dolió un poco, acabé gozando de mi estreno con esa pedazo de polla.