A mi novia oriental le gustó mi gorda polla

Novia oriental goza con mi rabo

Normalmente, una polla tan gorda como la mía echaría para atrás a una chica virgen como lo es mi novia oriental… o más bien lo era, ya que al final quiso estrenarse al fin en mi piso. Vino con una sonrisa en la cara y, en cuanto vio mi polla dura como una piedra, empezó a chupármela y no tardó en pedirme que la desvirgase con un polvazo casero, que sin duda fue un gustazo para los dos.