La gordita experimenta su primera enculada

Gordita enculada a los 50

La verdad es que estando de compras, no pude fijarme en una madura algo gordita, pero que me transmitía mucho morbo. Decidí ayudarla con las bolsas y, en agradecimiento, me invitó a comer a su casa. Pero una vez allí, acabé desnudándome y enseñándole la polla, para convencerla de tener sexo. Aunque lo que jamás imaginé, es que terminaría dándole por el culo, algo que al parecer, nunca había probado antes esta milf.