Follate mi culo virgen y deja los libros

Follate mi culo virgen

Se que me intentaba explicar algo, pero yo solo tenía ojos para lo guapo que es y su entrepierna. Llegado el momento, decidí dar un paso adelante y besarle para calentar el momento. Y cuando ámbos ya estabamos muy cachondos, le pedí que se follase mi culo virgen de una vez. Yo estaba como loca por probar el sexo anal y, en cuanto le dí permiso, él no dudó en penetrarme duro por detrás mientras yo gritaba de placer.