Esa polla negra fue mi golosina

Me zampo su polla negra

Soy tan golosa que, cuando vi ese camión de chuches, decidí colarme dentro. Empecé a llevarme a la boca todo lo que pillaba, hasta que apareció un mulato encargado del vehículo y me pilló in fraganti. De repente, me apeteció chocolate, así que cogí su pola negra y la disfruté en mi boca y en mi coño virgen, en lo que fue mi primera experiencia en el sexo y además, con un negro mandingo muy dotado.