Acabo con mi chochito relleno en mi estreno

Chochito relleno virgen

Después de conocerle en la discoteca, decidí seguirle a su piso donde estaba lista para estrenarme y perder mi virginidad. Él estaba loco por ver mi culito de ébano y, cuando note su empalme, decidí dar el primer paso y comerle la polla. Desvirgarme con ese blanquito fué una gozada y, me gustó tanto, que incluso le dejé acabar dentro de mí, terminando mi chochito relleno con una brutal corrida.