Tengo un novio sumiso y obediente

Novio sumiso y cabalgado

En nuestra relación, yo soy la que lleva los pantalones y lo demuestro en días como hoy, donde mi novio sumiso hace lo que le ordeno. En los primeros días juntos, el quería follarme, pero yo aun era virgen y no estaba por la labor. Pero ahora que tenemos confianza, decido desvirgarme al fin, en una sesión de sexo duro, donde le ato las manos, mientras me subo a su rabo y le cabalgo con todas mis fuerzas.