Una corrida interna para desvirgarme

Corrida interna y desvirgada

Al fin pude quedarme a solas con mi chico en casa, tras ver como mis padres salían de compras, momento que no dudé en aprovechar para desvirgarme al fin con su rabo. Cuando se lo pedí, en seguida se puso manos a la obra y sin duda, me dio mucho placer. Tanto fue así, que le pedí que acabase la follada con una corrida interna en mi coño, que terminó relleno de lefa.