Complazco por el culo a la sirvienta francesa

Sirvienta francesa goza por detrás

La verdad es que, sin mi sirvienta francesa durante todos estos años, nunca hubiera podido llevar el cuidado de mi casa. Así que hoy, para agradecérselo, decido regalarle un trío en el jardín, donde me ofrezco para follarle el culo, algo que la madurita jamás había probado antes. Y como refuerzo, el jardinero se suma para poner su rabo negro a disposición de esta vieja cachonda.