Jamás pensé que disfrutaría tanto por el culo


Quizás por miedo o por los comentarios de alguna amiga que ha tenido una mala experiencia, llevo tiempo pensando que el sexo anal debe de ser horrible. Pero una tarde decidí estrenarme por el culo y la verdad es que fue la mejor decisión que he tomado. Disfruté como una perra en celo de esa polla por detrás y no paré de pedirle a mi follamigo que me diese más y más fuerte, ya que los orgasmos me venían uno detrás de otro con cada embestida.