La vecina rusa quería probar el sexo

Estreno a la vecina rusa

Cuando vi por primera vez a mi nueva vecina rusa, no podía desviar la mirada de esos ojos y ese cuerpazo joven y tierno. La chica me invitó a pasar a su piso, para conocernos mejor, pero lo que en realidad quería era follar. Encima, aun era virgen y estaba ansiosa por una polla que penetrase su coño, por lo que la motivación para el polvete era aun mayor.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *