Categoría: Latinas

Pongo a la vecina latina a cuatro patas


El otro día vi como un camión de mudanzas llegaba al barrio, se trataban de nuevos vecinos y ahora, tocaría conocerles a todos. Pero a la primera que conocí, fue a su hija, una guapa mexicana y con cuerpazo que se mostró muy simpática conmigo cuando vino a verme. De hecho, mi vecina latina empezó a acariciarme en el sofá y al final, se me puso a cuatro patas en seguida. Y es que parece que buscaba un chico experimentado que estrenase su coño y lo encontró en mí.

Latinas

Pedazo de colombiana voy a desvirgar


Aun no me creo que esté saliendo con esta preciosa colombiana, una chavala de apenas 18 años que se la ve muy sueltecita. Este bomboncito se metió en mi casa y en la primera cita, ya quería mi rabo, ya que al parecer aun es virgen. Pero desde ya dejará de serlo, ya que con gusto voy a penetrar su chochito y a darle placer con una primera follada de la que ambos disfrutamos.

Latinas

Las ganas de sexo eran demasiado grandes


Como no le he tenido muy claro hasta ahora, no he practicado sexo aun con mi chico, pero ambos ya nos tenemos demasiadas ganas y de esta noche no pasa sin desvirgarme. Primero le seduzco con mi cuerpazo de venezolana y luego, me pongo cómoda en la cama para dejar que me meta su gordo rabo, dentro de mi chochito latino.

Latinas

Corrida facial el día de mi estreno


Era un día como otro cualquiera, con otro chico más que me entró mientras desayunaba en una terraza. Pero la verdad es que el chaval me gustó y yo, que andaba pensando en desvirgarme con el chico adecuado, acepté irme con él a su casa. Una vez allí, me abrí de piernas para disfrutar del sexo por primera vez y le dejé acabar la faena con una corrida facial que dejó mi cara embadurnada en semen.

Latinas

Creo que mi culito se la ha puesto dura


La tarde prometía ser aburrida y yo solo daba vueltas en la cama pensando que hacer. Pero entonces, vi como desde la puerta de mi habitación un amigo de mi hermano me miraba el culito y supe que estaba de lo más cachondo. Le dije que pasase, ya que quería comprobar como era de grande su rabo, para ver si era el adecuado para desvirgarme. Y nada más vérselo, me lo llevé a la boca, para después cabalgarlo con todas mis fuerzas.

Latinas

La acampada me sirvió para desvirgarme


Tengo unos padres muy estrictos y que siempre andan encima de mí, por lo que no disfruto de toda la libertad que me gustaría para hacer lo que quiero. Pero un día, logré que me diesen permiso para irme de acampada, solo que en vez de ir con amigos, me fui con mi novio del cual desconocen su existencia. Una vez a solas en la tienda de campaña y con el lago de fondo, vimos la oportunidad perfecta de tener sexo y yo, al fin logré estrenar mi coño de brasileña de una vez por todas.

Latinas

La mamita mexicana quiere estrenar su chochito


Si las chicas latinas ya dan morbo cuando hablan con ese acento tan sexy, imaginaos a una bien jovencita que esté buena y encima, virgen. Ese el caso de esta guapa y caliente mexicana que, antes de ponerse a follar, calienta a este chico con su voz de golfa y diciendo guarradas. Y cuando ya está como una moto, poco tarda en llevársela a su piso y en ponerla a cuatro patas para desvirgarla.

Latinas

Prefiero su coño latino a esas galletitas


Acababa de salir de la ducha cuando de repente, una joven colombiana apareció por mi casa vendiéndome unas galletas. Se estaba pagando un viaje de fin de curso, pero no estaba muy interesado en ellas… aunque lo que si me llamó la intención fue la chica, una joven guapa y sexy que puso mi rabo bien duro. Ese coño latino si que quería probarlo con gusto y aunque ella aun estaba por estrenar, con tal de venderme lo que fuese, me dejó desvirgarlo con gusto.

Latinas

Dejé que la mexicana me cabalgase a gusto


No solo es una chica muy exótica y caliente, sino que encima tiene mucha energía debido a su juventud. Por eso, cuando la mexicana me pidió sexo y desvirgarse al fin con mi rabo, le di vía libre para que hiciese lo que le diese la gana y al final, se montó sobre mi rabo y casi me destroza con sus movimientos de cadera, más propios de una profesional del sexo.

Latinas

El monitor estrenó mi coño latino


Nunca aprendí a nadar muy bien y ahora, tengo a un monitor joven y cachas para enseñarme. Cada vez que me toca me pone cachonda, más aun teniendo en cuenta que mi coño latino aun no ha probado polla. Pero se que a él también le gusto y en una de las clases, lo pude comprobar en mis propias carnes ya que al final, terminamos echando un polvo en la piscina y pude desvirgarme con él mientras chapoteábamos agua.

Latinas