Categoría: Maduras Desvirgadas

Nunca es tarde para el sexo anal


Veo como muchas jovencitas se atreven a practicar sexo anal y yo, nunca quise hacerlo. No se si fue por miedo o simplemente ya gozaba bastante por mi chochito, pero el caso es que ahora que tengo unos 40 años, he decidido probar un rabo por detrás. Lo hago a manos de un joven muy atractivo, que se desfoga con mi culo y me lo abre con su polla, mientras yo vuelvo a experimentar con algo nuevo y muy placentero.

Maduras Desvirgadas

Partió mi culo con su inmenso rabo


Quiero estrenar mi culo de una vez, algo que jamás en vida he hecho a pesar de todo lo que he follado. Pero quiero hacerlo con un rabo de verdad, ya que el de mi marido no es gran cosa. Así que cuando está en el curro, llamo a mi follamigo mulato para que traiga a mi casa su pollón y me de por detrás hasta partirme el ojete como debe ser.

Maduras Desvirgadas

Al fin incluyo el sexo anal en mis folladas

Sexo anal para mis polvetes

Jamás he querido practicar el sexo anal pero, con los años y tras ver mucho porno, me ha entrado curiosidad a mis 40 años. Así que decidí ser valiente y me preparé para que mi marido me estrenase el ojete, en una enculada con la que terminé incluso disfrutando y que ahora, practicaré más a menudo con él.

Maduras Desvirgadas

Ahora mi esposa quiere sexo anal

Anal para mi esposa

Tras años de negativa, algo ha pasado por la mente de mi esposa, que ha cambiado su forma de ver las cosas. Ahora parece más abierta a todo, sobre todo en la cama y por eso, quiere probar algo que jamás ha hecho. Cuando me lo dijo, no podía creérmelo y es que, me pidió sexo anal al fin y yo, estaba como loco por practicarlo con su estrecho culito.

Maduras Desvirgadas

Logré empotrar el culo de mi esposa

Anal con mi esposa cuarentona

Tras muchos años casados y mucho insistirle, al fin he logrado convencer a mi esposa para que me deje follarle el culo. Han sido muchas súplicas y ruegos por mi parte, pero hoy voy a poder disfrutar del sexo anal con ella y pienso darme un buen atracón. Ella jamás lo había probado antes, por lo que intenté ser delicado, pero no pude evitar empotrarla duramente, mientras ella gemía sobre la cama.

Maduras Desvirgadas

Estreno mi culo tras cumplir los cuarenta

Estreno mi culo tras muchos años

Decidí darme un buen homenaje tras sobrepasar los cuarenta años. Hice dos cosas totalmente nuevas para mí y no me arrepiento para nada. Primero acabé por ponerle los cuernos a mi marido con un negro y junto a él, estreno mi culo en un hotel, donde me folla el trasero por primera vez y lo dilata como nunca, con ese enorme rabo que tiene entre las piernas. Sin duda, una experiencia que recordaré siempre.

Maduras Desvirgadas

Dejé que el camarero reventase mi culo

Enculada por el joven camarero

El día era perfecto para tomar unas cuantas copas y relajarse, por lo que llamé al camarero y pedí un mojito refrescante. Cuando me lo trajo, lo hizo vestido solo con un bañador que dejaba notar su paquete y decidí juguetear con el jovencito. Noté su rabo duro y empecé a chuparlo, para después bajarme las bragas y poner mi culo de milf a su disposición, probando el sexo anal por primera vez en mi vida.

Maduras Desvirgadas

Pruebo el culo de mi sirvienta madura

Enculo a mi sirvienta madura

Como buena criada, mi sirvienta madura hace todo lo que le pido y además, con mucha eficiencia. Por eso, cuando me entró un calentón brutal en casa, la mujer no dudó en satisfacerme con unas mamadas para empezar. Luego la cosa subió de tono y, aunque ella jamás lo había practicado, tuve sexo anal con ella y estrené su culo de cuarentona a pollazo limpio.

Maduras Desvirgadas

La gordita experimenta su primera enculada

Gordita enculada a los 50

La verdad es que estando de compras, no pude fijarme en una madura algo gordita, pero que me transmitía mucho morbo. Decidí ayudarla con las bolsas y, en agradecimiento, me invitó a comer a su casa. Pero una vez allí, acabé desnudándome y enseñándole la polla, para convencerla de tener sexo. Aunque lo que jamás imaginé, es que terminaría dándole por el culo, algo que al parecer, nunca había probado antes esta milf.

Maduras Desvirgadas

Nos ventilamos a una madura francesa

Disfrutamos de una madura francesa

Todos los días coincido en el rellano con una madura francesa que vive en mi edificio. La mujer ya tiene una edad, pero la verdad es que aun tiene un cuerpazo. Tanto charlar con ella sacó el tema del sexo y de hecho, me dijo que estaba loca por experimentar una orgía algún día. Así que tras hablar con unos amigos, los invité a mi piso y entre todos, nos la follamos por turnos, llegando incluso a estrenar su culo, el cual jamás había probado el sexo anal.

Maduras Desvirgadas