Me moría por estrenarme con un negro


Puestos a estrenar mi coño, quería que fuese con un polvo especial y si era posible, con un buen semental negro. Y es que el sexo interracial me llama, sobre todo por esos enormes rabos tan grandes y que tanto placer parecen dar. Así que en cuanto me surgió la ocasión, no dudé en aprovecharla y en lugar de asustarme por su tamaño, la probé con mucho gusto y al final, pude decir que mi primer vez fue con un rabo bien gordo.