Categoría: Negritas

Esa polla negra era demasiado grande

Una polla negra descomunal

Tenía claro que quería estrenarme de una vez, pero jamás pensé que sería durante mi curro de niñera. Pero al ver al marido de la mujer que me contrató, sentí curiosidad por su polla negra y una tarde, quise seducirle y probarla en mi coño. Me sorprendí porque era muy grande, quizás demasiado para mi y de hecho, llegó a dolerme un poco los pollazos que le metió a mi coño recién estrenado.

Negritas

Un trío casero para desvirgarme

Gozando con un trío casero

Las primeras veces de mis amigas me parecieron tan penosas, que decidí hacer algo para que la mía fuese especial y la recordase siempre. Por eso, quedé con dos amigos mulatos en casa y con un trío casero, estrenaron mi chochito de ébano por turnos. Dejé que ambos me metiesen sus enormes pollas hasta el fondo, gozando de lo lindo en varias posturas e intentando chupar esos rabos tan gordos con mi boca.

Negritas

Quiero una polla blanca en mi coño

Quiero una polla blanca

La verdad es que he tenido múltiples ocasiones de estrenarme en el sexo, pero siempre con mulatos y yo, estoy empeñada en estrenarme con sexo interracial. Quiero probar una polla blanca, ya que me da mucho morbo hacerlo y hoy, al fin surgió la oportunidad. Acabé en casa de un compañero de facultad, el cual se sacó su rabo y estrenó mi coño de ébano, disfrutando juntos de un polvazo que jamás olvidaré.

Negritas

Con ese pollón me corrí de lo lindo

Un pollón que me hizo gozar

Llegó el ansiado día donde al fin, mi coño acabaría desvirgado. El problema es que mi chico tiene un pollón enorme y tengo miedo de que sea un estreno doloroso. Pero al final, fue todo lo contrario, ya que el tamaño descomunal de su miembro me hizo gozar aun más si cabe, disfrutando de unos orgasmos brutales por mi coño de ébano, que ya ansío volver a sentir en el próximo polvete.

Negritas

Aparece mi vecina culona para follar

Vecina culona quiere sexo

A pocos metros de mi casa, vive una familia que tienen a una hija negrita muy mona. La veo a diario y la verdad es que la jovencita está tremenda, sobre todo vista de espaldas. Por lo visto, la chica es virgen y, aunque tiene muchos pretendientes, sabe que me atrae y se le ha metido entre ceja y ceja probar mi polla. Así que un día, mi vecina culona aparece por casa, me pone sus nalgas en bandeja y termino estrenando su chochito a pollazos sobre el sofá.

Negritas

Gocé con la hermana culona de mi amigo

Hermana culona y viciosa

Tengo un amigo que tiene una hermana culona de escándalo y hoy, mientras estaba por su casa, quise hacerle compañía en su cuarto. La chavala leía una revista, pero yo tenía algo con lo que podría entretenerse mejor: mi polla. Ya ha chupado unas cuantas, pero jamás ha practicado sexo, así que decidió apuntarse a follar y además, a probar una polla blanca en su chochito sin estrenar.

Negritas

Le hago de todo a la colegiala negra

Colegiala negra se deja follar

Por mi barrio, no suelen pasar chicas dulces e inocentes, así que cuando vi a esta preciosa colegiala negra, no dudé en acercarme. Le pregunté que hacía por aquí y que no era seguro, así que aceptó venirse a mi casa. Pero lo cierto es que era un plan para acabar seduciéndola y poder probar su chochito, el cual no había visto ni probado polla nunca antes… hasta hoy.

Negritas

Ven a la piscina que quiero estrenarme

Desvirgada en la piscina

Llegaron las vacaciones de primavera y decidí irme con unos amigos de la universidad. El día estaba perfecto, así que fui a la piscina y me relajé tomando el sol y dándome un baño. De repente, me sentí observada por uno de mis amigos y le invité a hacerme compañía. Noté el empalme en su bañador, así que terminé desnudándome y curioseé en sus bajos, terminando por pedirle que estrenase mi coño de negrita allí mismo.

Negritas

Ese pollón blanco era demasiado grande

Un pollón blanco enorme

Como tenía algo de miedo por desvirgarme y no quería que fuese una experiencia dolorosa, decidí hacerlo con un chico blanco, ya que pensé que su rabo no sería como el de los mulatos. Pero cuando se sacó su pollón blanco de los pantalones, me quedé anonadada con su tamaño y grosor. Aun así, decidí seguir adelante y, aunque hubo momentos en el que me dolió un poco, acabé gozando de mi estreno con esa pedazo de polla.

Negritas

Cabalgada casera para mi chochito rosado

Cabalgada casera para la negrita

Si llego a saber que el sexo era tan bueno, me hubiese estrenado antes. Lo que pasa es que tenía miedo de que el rabo de mi chico me hiciese daño pero, tras mi primera cabalgada casera, tengo claro que necesito folleteo a diario. Me puse en posición y al fin desvirgó mi coño, con ese enorme rabo que me taladró sin descanso, hasta que pude experimentar unos orgasmos increíbles.

Negritas