No pienso dejar que mi profesor se escape de entre mis manos

No pienso dejar que mi profesor se me escape

Siempre que llega la clase de gimnasia, me quedó como tonta mirando al profesor… pero también me he dado cuenta de que el tipo me mira las piernas y se fija mucho en mi falda. Por eso un día en clase, decidí sacar mis armas de mujer para seducirle y de paso, conseguir estrenarme con un hombre experimentado. No se pudo resistir y al final, logré desvirgarme con ese pedazo de semental sobre la mesa de clase.