Noté a mi sobrina demasiado cariñosa


Llegué del curro muy cansado y no esperaba que mi joven sobrina estuviese en casa. había venido a almorzar y mientras yo me relajaba un poco, ella empezó como a flirtear conmigo. Se puso a juguetear con sus pies ante mí y logró ponerme cachondo, algo que sin duda hizo a posta y que al final, la llevó a quitarse la ropa. Aquello ya no tenía vuelta atrás y al final, la muy golfa se montó sobre mi rabo, para hacer que fuese el primero en probar su chochito.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *