Pedí sexo duro en mi estreno


Aun era virgen pero ya estaba mentalizada para estrenar mi coño el día menos pensado. Estaba pensando en como me gustaría que fuese y al final escogí la opción de hacerlo con sexo duro. Así que una tarde a solas con mi chico, le dejé someterme en el sofá y asumí mi papel de sumisa, hasta terminar en pelotas y comiéndole el rabo, el cual puse a punto y listo para desvirgar mi dulce chochito de un modo bestial.