Perdí mi virginidad con mucha delicadeza

Pierdo virginidad en la cocina

Desde el comienzo de nuestra relación, advertí a mi chico de mi virginidad y él, como un caballero, me ha respetado y mucho. Creo que ha llegado el momento de compensarle como es debido, así que un día en su piso, me desnudé para él en plena cocina y le ofrecí mi dulce coño para que se diera un atracón. En el fondo estaba ansiosa y me espatarré para él sobre la lavadora y en el suelo, donde me folló el coño con mucha delicadeza, para que experimentase los primeros orgasmos de mi vida.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *